Presentación

Permanentemente venimos oyendo, justificando, viendo que nuestra sociedad vive en un aletargante estado de crisis, en un invierno infructífero de dificultades. Y todo ello lo sentimos como cierto. Son varios los compañeros que en nuestros cotidianos encuentros nos comentan las dificultades por las que pasas diariamente.

Nuestra Revista “International Journal of Developmental and Educational Psychology” “INFAD: Revista de Psicología” no es ajena, en algunos aspectos, a esa realidad. Cada día nos resulta mas difícil mantenernos activos y continuar con la publicación. Los costos económicos son mas altos, las aportaciones nulas o casi nulas. El esfuerzo para mantenernos activos editorialmente muy superior al que hacíamos no mucho tiempo antes.

Pero, de momento, no nos dejamos atenazar por el desánimo y nos mantenemos positivamente fieles a nuestros colaboradores, a nuestros investigadores, a quienes confían en nosotros y nos remiten sus artículos para ser revisados y publicados. Es cierto, no es fácil seguir en la brecha y mas cuando hasta los mejores amigos nos susurran al oído u otros nos aconsejan que pasemos a una revista on-line, y no hay pocas voces que simplemente nos dicen que abandonemos la edición. Pero, de momento, seguimos con la edición, y seguimos mas activos que nunca. Ya está la Revista colgada en Internet, Muchos de los números tiene el DOI y estamos ya figurando en importantes bases de datos. Son muchos los años de publicación. Hace 9 años dimos un nuevo impulso, modificamos el formato, el sistema de revisión por pares y ahora estamos en un buen camino de progreso. Seguimos publicando dos o mas números al año y con la frecuencia prevista de Abril-Mayo y de Noviembre.

Ve pues la luz un nuevo número, en varios volúmenes, de esta segunda época de la revista “International Journal of Developmental and Educational Psychology” “INFAD: Revista de Psicología”.

En el PRESENTACIÓN DE la revista de Abril de 1999 decíamos y comentábamos el conjunto de cambios que se están produciendo en nuestra sociedad.

Cambios científicos y tecnológicos en las telecomunicaciones, electrónica y las ciencias de la computación. En la microgenética, la robótica, la bioingeniería… Cambios en las nuevas ciencias sociales… En el estudio de la complejidad humana, y social… Cambios en la nueva Psicología… Todo ello ha hecho que nuestra sociedad se haya transformado profundamente. Cambios y cambio social. Con él se están cambiando las estructuras sociales y las reglas fundamentales de la convivencia, de las relaciones de grupo, de la función de la mujer, de la estabilidad de la familia, de las creencias e ideologías, de las jerarquías de los valores, de la concepción del hombre y del mundo.

Cambios sociales y cambios tecnológicos. Hace algo mas de treinta años se vivió la primera transformación de la tecnología electrónica que aplicada a las telecomunicaciones y a los ordenadores evolucionó a lo digital haciendo posible la sociedad de la información tal y como se vive en estos momentos. La electrónica digital. Las arquitecturas modernas de los ordenadores, el proceso digital de señales, la bioingeniería, las nuevas redes sociales, el mundo abierto a todos a través de Internet y las redes sociales, la nuevas comunicaciones por teléfono móvil, la PDA o el iPhone, etc …

El siglo XX pasado ha visto el cambio mas impresionante de la historia científica, tecnológica y social y la educación ya nos planteaba también entonces sus dudas y sus certezas sobre ello. Algo cambiaba y algo pensábamos que debía permanecer. Y ese cambio no era sólo un cambio externo en nuestras vidas, sino ciertamente un cambio interno en nosotros mismos. Ese es el principio psicológico de identidad. Vamos cambiando, pero seguimos siendo nosotros mismos. ¿Qué es lo esencial con lo que nos podemos quedar para ser nosotros mismos? O lo que es lo mismo: ¿Qué debía permanecer y qué debe permanecer incluso hoy?. O, ¿no hay realidades en educación que deban permanecer y ser consistentes aunque cambie tanto todo lo de nuestro entorno? Todos estos cambios nos sumergen en la duda y a veces en la contradicción, ya que si cambiamos es porque no estamos en lo cierto y si no tenemos certeza, por qué necesitamos cambiar. Sé que pensamos que debe haber valores mas o menos inmutables, pero cuáles y cómo expresarlos? ¿Quizás estemos pensando en una educación de valores esenciales y de límites que permita asumir los cambios y evitar una pedagogía de la inseguridad? La duda es necesaria para el progreso. “Los valores no se deben confundir con los significados de las realidades”, decía Viktor E. Frankl a este respecto.

La educación es aprender a vivir, aprender a aprender, conocer y aprender a conocer, dudar y aprender a salir de la duda, amar y ser amado, luchar por la realización de los propios proyectos vitales y por el acceso a la plena realización. Es necesario creer y crear una educación donde no solo seamos capaces de ser los guardianes y poseedores de los conocimientos que creemos verdaderos, sino también de la esperanza de encontrar solución a los inciertos.

La educación es una acción incierta basada en resultados inciertos, una intervención o una investigación con resultados desconocidos. Fue Sócrates quien dijo: “Solo sé que no sé nada. Pero al afirmar que “no sé nada”, ya sé algo; porque sé que no sé nada.” – le replico Descartes. De la duda se sale, con esfuerzo, hacia la certeza. Esa es la sabiduría.

La fuerza de la educación radica en la misma capacidad humana que todos tenemos desde el “nacimiento” de llegar a ser. Esta expresión, “llegar a ser” muy querida por los filósofos de todos los tiempos nos ayuda definir nuestra tarea educativa y fue la gran filósofa, Hanna Arendt, quien señaló que ello “llegar a ser” era lo esencial del ser humano. Aunque “condenado a muerte” o “ser para la muerte”, -como lo definieron los filósofos existencialistas- el hombre tiene una facultad esencial que es la de, arrancando desde ese su primer principio del nacimiento, recrearse y llegar a ser. Nacer y hacerse. El hacerse a sí mismo es la principal obligación que tenemos los hombres y de la que somos capaces y a la que estamos obligados, en virtud de haber nacido y ello mediante el proceso de asimilación de los contenidos, mediante la educación. Sólo la experiencia completa de la realización, de esta potencialidad de hacerse a sí mismos puede dar a los seres humanos la esperanza, la confianza, la plena realización. Esta capacidad humana de realización personal y cambiante, en comparación con los procesos autómatas, rígidos, fríos e insensibles de las máquinas, nos parece que es el gran milagro que nos aporta la educación.

La educación es ayudar a salir de las dudas, a salir de la incertidumbre. Ofrecer un compañero de viaje. El milagro personal consiste en ser uno mismo, expresar nuestro propio criterio, enriquecernos con nuevos conocimientos que, procedentes de fuera, hacemos indudablemente nuestros. La educaciónn exige cada vez mas un milagro. El milagro del hombre que puede esperar lo inesperado.

Madurar significa iniciarse, tomar iniciativas, crecer, ser uno mismo. Ser veraz con uno mismo. Ser ético. Esta es una característica inicial e inherente al ser humano. La educación se ve, desde esta perspectiva, como un renacimiento. Nacer sin que me nazcan. Biológicamente me “nacieron”, personalmente me “renazco”, me hago, a mi mismo. La educación como posibilidad de dirigir cada uno su propia existencia sin ser marionetas de los otros. La educación nos debe ayudar a adquirir esa formación básica necesaria para sobrevivir por nosotros mismos, a ampliar y renovar los conocimientos, habilidades y destrezas de modo permanente y a facilitarnos el acceso a las distintas realidades de la vida. A las distintas enseñanzas del sistema educativo. Nos debe preparar para participar en la sociedad con una cualificación profesional rigurosa y cierta y a adquirir una preparación para el ejercicio de una profesión que habremos de desempañar con rigor y “devoción”.

La educación nos debe ayudar a desarrollar nuestras propias capacidades personales, en los ámbitos expresivos, comunicativos, de relación interpersonal y de construcción del conocimiento; a responder adecuadamente a los desafíos que supone la vida en sociedad asegurando a todas las personas la oportunidad de incrementar y actualizar sus competencias; Nos debe ayudar a someter a juicio crítico lo leído, y a ser capaces de contrastar lo oído y lo leído, y hasta nuestras mismas certezas con otras fuentes ajenas y llegar después de ello a conclusiones propias y personales; La educación nos debe ayudar a comunicarnos con claridad, con eficacia, con rigor y a ser prudentes en el uso de información y los conocimientos que poseemos; a ser capaces de presentar las ideas propias e indagar en las ajenas.

La educación nos debe ayudar a tener una visión no etnocéntrica del mundo que nos rodea, a ser creativos, a ser exploradores en los entornos que nos circundan, en cualquiera de sus manifestaciones. A no ser solo espectadores, sino también autores. La educación nos debe llevar a no quedarnos al margen, pasivos o meros críticos de lo que otros acometen. Debemos implicarnos. El hombre creativo sabe salirse de la masa anónima. Tiene el valor de disentir, de aceptar las consecuencias de ser divergente, de asumir el hecho de pasar por incómodo. No se dejar moldear ni manipular. Gusta de la atrevida aventura. Posee una personal jerarquía de valores. Cuestiona constantemente la realidad. ¡Va mas allá! de las apariencias. El hombre no puede vivir sin valores pues sin ellos carece de motivos para elegir entre un comportamiento y su opuesto.

En resumen, como decía Fischer, en esta sociedad de hoy, tan cambiante y veloz, inundar de información a las personas, no es ayudarles a crear en ellos mentes pensantes. En esta sociedad de hoy, el conocimiento rápido e inmediato está a nuestro alcance a través de Internet y de las Redes Sociales, pero ésta debilita las habilidades para la relación social y los intercambios personales ricos del mundo social. Es decir, seguramente en esta sociedad actual no sea tan importante saber resolver problemas, como saber qué problemas debemos resolver.

Wilsen al observar el contexto actual frente al mundo d ayer, nos habla de la aceleración y complejidad de los cambios. Tradicionalmente, dice, había que estar preparado para la rutina, los habitos, la automatización, la fijación de procedimientos y los procesos lentos. Hoy día son los procesos rápidos, cambiantes, acordes a las circunstancias, los que predominan y son mucho mas exigentes por su complejidad. Para afrontar este tipo de retos se necesita capacidad de aprender a lo largo de la vida, de resolver problemas con agilidad y eficiencia, aprender a aprender y pensar con espíritu crítico.

El pensador crítico desarrolla habilidades y valores que le permiten estar evaluando y autoevaluándose para construir nuevos aprendizajes, dar solución a las dificultades encontradas y proponer alternativas, además de poseer un alto nivel de adaptación para enfrentarse a estos cambios sociales.

La importancia de hoy en día en educación es ayudar y enseñar a examinar críticamente la información que se recibe para decidir libremente qué pensar y qué hacer. Todo ello apunta a una perspectiva nueva y diferente en educación, como es la de dar prioridades. Saber distinguir lo que es importante de lo que no lo es; lo que vale la pena y lo que es sólo apariencia; lo que merece el esfuerzo y lo que no lo merece. Lo que cambia y lo que permanece. Eso es ayudar a madurar desde un pensamiento reflexivo, crítico y positivo.

La educación es tanto y mas que eso. Es la que nos da certezas y fortalezas. La que nos aporta esa confianza básica ante la vida para sentirnos seres en realización. Nos hace ser honestos y justos. Con madurez y equilibrio. Una persona alcanza la madurez cuando establece una escala de valores positivos y es consecuente con ellos.

Presentamos una revista llena de sugerencias sobre esta nueva realidad actual.

La revista “International Journal of Developmental and Educational Psychology” “INFAD: Revista de Psicología”. que ha nacido hace mas de veinticinco años, aun a pesar de la crisis que nos rodea continua con con fuerza y con ilusión esa misión y a ello dedica estos volúmenes.

Los objetivos principales de la Revista INFAD son, desde su origen, apoyar, estimular, presentar y dar a conocer las investigaciones y los resultados científicos de trabajos sobre Psicología, Psicología del Desarrollo y sobre Psicología de la Educación. Especialmente en los contextos de la formación de Formadores. Pretende así mismo ocuparse de los trabajos e investigaciones relativos a Nuevos Contextos en Educación, Salud y Calidad de Vida.

Es cierto que los cambios educativos, las nuevas realidades sociales, la nueva configuración social, etc. exige un planteamiento en profundidad de todo ello y a ello quiere dar cabida nuestra Revista INFAD de Psicología. Gracias a cuantos día a día trabajáis para realizar esas investigaciones que tanto enriquecen nuestra ciencia.

Aparecen en este número un buen número de Artículos en otros idiomas, fundamentalmente en Portugués e Italiano e Inglés. Nuestra Asociación INFAD, está creciendo con éxito y por sus frutos la estamos conociendo. Estos nuevos volúmenes son una prueba de ello.

Ofrecemos nuestra revista a todos cuantos deseen poner su pensamiento y su reflexión al alcance de la Comunidad Científica y de cuantos deseen conocer en profundidad esas nuevas realidades científicas.

INFAD: Revista de Psicología / International Journal of Developmental and Educational Psychology es una publicación interdisciplinar abierta a colaboraciones de carácter empírico y teórico en cualquiera de los diferentes campos de estudio de la Psicología.

Queremos, desde estas páginas y en nombre de la Asociación Internacional de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad(INFAD) ser agradecidos. Y serlo especialmente con un agradecimiento afectivo y sincero, en este momento, al Sr. Rector de la Universidad de Extremadura, Dr. D. Segundo Píriz Durám, a la Excma. Diputación Provincial de Badajoz; Al Colegio Oficial de Castlla y León en la persona de su presidente y de su equipo de Gobienrno. Y también a quienes, sin permitirnos poner aquí sus nombres, hacen posible que este esfuerzo sea ilusionante, eficaz y productivo. A nuestros desinteresados colaboradores y miembros de los comités científicos y revisores. Y sobre todo a quienes nos ayudan a que la Revista siga adelante y empece a ser lo que todos esperamos de ella aún a pesar de la crisis.

Desde aquí una invitación a colaborar, a presentar las investigaciones, a ser y sernos útiles.

Badajoz 19 de Marzo 2014

Florencio Vicente Castro. Director de la Revista.

Equipo Editorial

DIRECTOR / GENERAL DIRECTOR

Florencio Vicente Castro (Universidad de Extremadura)

DIRECTORES ADJUNTOS / ASSISTANT EDITORS

Fernando Lara Ortega (Univ. de Burgos) Pilar Domínguez Rodríguez (Univ. Complutense)

REDACCIÓN / MANUSCRIPTS

Benito León del Barco (Univ. de Extremadura) Isabel Ruiz Fernández (Univ. de Extremadura) Jesús López Lucas (Univ. de Salamanca) Consuelo Moran Astorga. (Univ. León)

INFORMACIÓN DOCUMENTAL Y CIENTÍFICA / LIBROS / BOOKS

María Isabel Fajardo Caldera (Univ. de Extremadura) Vitor Franco. (Univ. de Evora. Portugal) Claudio Longobardi (Univ de Torino. Italia)

EDITORES / GENERAL EDITOR

Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología) “International Psychological Association of Development, Lifespan and Disabilities” INFAD.

CONSEJO DE REDACCIÓN: (Referees)

Alfonso Barca Lozano (Univ. de la Coruña)
Agustín Dosil Maceira. (Univ de Santiago de Compostela)
Antonio García Correa. (Univ de Murcia)
Antonio Mesonero Balhondo (Univ. de Oviedo)
Antonio Ricardo Mira (Univ de Evora. Portugal)
Antonio Sánchez Cabaco (Univ. de Pontificia de Salamanca)
Antonio Vara Coomonte (Univ. de Santiago de Compostela)
Antonio Ventura Díaz Díaz (Univ. de Extremadura)
Anabela Costa Pereira (Univ. de Aveiro. Portugal)
Andrea Ciampani. (Universidad LUMNSA. Roma. Italia)
Arrigo Pedon. (Univ. LUMSA. Roma Italia)
Ascensión Antón Nuño (Univ de Burgos)
Benito León del Barco. (Univ. de Extremadura)
Carlos Augusto Amaral Dias. (Univ. de Coimbra. Portugal)
Claudio Longobardi. (Univ. de Torino. Italia)
Celedonio Pérez de las Vacas (Univ. de Extremadura)
Daniela Aquadro (Univ. de Torino. Italia)
David Padilla Góngora (Univ. de Almería)
David Vence Valiñas (Univ. Complutense)
Elena del Campo Adrían (UNED)
Francisco Alcantud (Univ. de Valencia)
Francisco Casanova Arias (Univ. de Jaen)
Francisco González Calleja (Univ. Complutense)
Francisco Miras Martínez (Univ. de Almería)
Francisco Ramos Campos (Univ. de Salamanca)
Juan Alfredo Jiménez Eguizábal (Univ. de Burgos)
Juan de Dios Uriarte (Univ. del País Vasco)
Julia Alonso García (Univ. de la Rioja)
Julio Antonio González Pienda (Univ. de Asturias)
Leandro Navas Martínez (Univ. de Alicante)
Livia Graciano (Univ. de Torino. Italia)
Luz Pérez Sánchez (Univ. Complutense)
Małgorzata Kiwior-Filo (Universytet Jagellonski (Polonia)
Manuel Acosta Contreras (Univ. de Huelva)
Manuel Deaño Deaño ( Univ. de Pontevedra)
María Elvira De Caroli. (Univ. de Catania Italia)
María del Carmen Pérez Fuentes (Univ. de Almería)
María Isabel Fajardo Caldera (Univ. de Extremadura)
María Isabel Ruiz Fernández (Univ. de Extremadura)
María José Criado del Pozo (Univ. de Alcalá)
María José das Dores Martíns (Inst. Politécnico )
María Josefa Lafuente Benaches (Univ. de Valencia)
María Luisa Bermejo García (Univ. de Extremadura)
Francisco Rivas Martínez (Univ. de Valencia)
Fernando Bacaicoa Ganuza (Univ. Pais Vasco)
Fernando Lara Ortega (Univ. de Burgos)
Fulvio Giardina (Univ. de Catania. Italia)
Giorgio Soro. (Univ. de Torino. Italia)
Gonzalo Sampascual Maícas (UNED)
Guadalupe Fajardo Caldera (Univ. de Extremadura)
Ignacio González Almagro (Univ. de Murcia)
Isabel Mª. Luján Henríquez (Univ. de las Palmas)
Jerónimo González Bernal (Univ. de Burgos)
Jesús Beltrán Llera (Univ. Complutense)
Jesús Nicasio García Sánchez (Univ. de León)
João Manuel Rosado de Miranda Justo ( Univ. de Lisboa. Portugal)
José Antonio del Barrio del Campo (Univ. de Cantabria)
José Carlos Sánchez García (Univ. de Salamanca)
José Ferronha. (Univ. de Porto. Portugal)
José Jesús Gázquez Linares (Univ. de Almería)
José Ignacio Moraza Herranz (Univ. de Burgos)
José Labajos Alonso (Univ. de Salamanca)
José Luis Rodríguez Molinero (Univ. de Salamanca)
José María Román Sánchez (Univ. de Valladolid)
José Manuel Gil Beltran (Univ. de Castellón)
José Serrano Serrano (Univ. de Extremadura)
Jorge Gómez Guden (Univ. de Pontevedra)
Maximiano del Caño Sánchez (Univ. de Valladolid)
Mercedes Gómez Acuñas (Univ. de Extremadura)
Miguel Ángel Verdugo Alonso (Univ. de Salamanca)
Mónica Barisone (Univ. de Torino. Italia)
Nazario Yuste Rossell (Univ. de Almería)
Orazio Licciardello. (Univ. de Siracusa .Italia)
Paulo Joaquín Pina Quirós (Esc. De Enf. De Coimbra)
Pierre Tilly (Universidad Católica di Lovaina (Belgica)
Pilar Domínguez Rodríguez (Univ. Complutense)
Pilar Oñate (Univ. Complutense)
Ramona Rubio Herrera (Univ. de Granada)
Rocco Quaglia. (Univ. de Torino. Italia)
Rufino GonzalezBlanco (Univ Complutense)
Silvana Contento (Univ. de Bolonia)
Susana Sánchez Herrera (Univ. de Extremadura)
Víctor Santiuste Bermejo (Univ. Complutense)
Vitor Daniel Ferreira Franco. (Univ. de Évora. Portugal)

CONSEJO EDITORIAL / CONSEJO CIENTÍFICO ASESOR / EDITORIAL BORARD

José Labajos Alonso (Univ. de Salamanca)
Juan Luis Castejón Costa (Un.iv de Alicante)
Manuel García Cabero (Univ. de León)
Agustín Dosil Maceira (Univ. de Santiago de Compostela)
Manuel Marin Sánchez (Univ. de Sevilla)
Francisco Martín del Buey (Univ. de Oviedo)
María Reyes Fiz (Univ. de Navarra)
José I. Navarro Guzman (Univ. de Cadiz)
Juan Antonio Julve Moreno (Univ. de Zaragoza)
José Antonio del Barrio del Campo. (Univ. de Cantabria)
Fernando Bacaicoa Ganuza (Univ. de País Vasco)
Jorge Gómez Guden (Univ. de Pontevedra)
Giorgio Soro (Universidad de Torino,Italia)
Rocco Quaglia (Universidad de Torino, Italia)
Arrigo Pedón (Universidad (LUMSA, Roma)
Francesco Mattei (Universidad ROMA III)

REVISORES-EDITORES RUSIA

D. Simon Y. Ignashev Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
D. Boris A. Ivanov, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Irina V. Bystrova, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Emilia Legetskaya, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Aliona Esipenko, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Svetlana Mashoshina, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Svetlana Tsygankova, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Anna Tukbaeva, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Atturina Yukhanova, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Natalia Shuvalova, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
D. Oleg Komolov, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Maria Alexandrova, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Oxana Dzhabarova, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Yulia Yaroshenko, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dña. Tatyana Tukbaeva, Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú; colegio Nº 1181 de Moscú
D. Y. Mednikov, Director del Centro Ibérico de la Universidad Estatal de Humanidades de Rusia
Dr. Bronyus Aysmontas – Universidad Psicológico Pedagógica de la ciudad de Moscú (MGPPU)
Dra. Svetlana Bondyreva – Universidad Рsicológico-Social de Moscú
Dr. Boris Bratus – Universidad Estatal de Moscú M. Lomonosov
Dra. Rada Granovskaya –Centro de Emergencia Médica y Radiológica Nikoforov, San Petersburgo
Dr. Víctor Guruzhapov – Universidad Psicológico-Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dr. Edmond Eidemiller – Universidad de Ciencias Médicas de Noroeste Mechnikov. San Petersburgo.
Dra. Olga Karabanova – Universidad Estatal de Moscú M. Lomonosov
Dr. Dmitry Leontiev – Universidad Psicológico-Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dra. Irina Nikolskaya – Universidad de Ciencias Médicas de Noroeste Mechnikov. San Petersburgo.
Dra. Ludmila Obujova – Universidad Psicológico-Pedagógica de la ciudad de Moscú
Dr. Andrey Podolsky – Universidad Estatal de Moscú M. Lomonosov
Dr. Vladimir Shadrikov – Escuela Superior de Economía Dr. Sergey Smirnov – Universidad Estatal de Moscú M. Lomonosov
Dr. Alexandr Suvorov – Universidad Psicológico-Pedagógica de la ciudad de Moscú.
Dr. Dmitry Ushakov – Instituto de Psicología de la Academia Rusa de Ciencias
Dr. Andrey Yurevich – Instituto de Psicología de la Academia Rusa de Ciencias

Portada_01 Nº1 – Vol. 1 – PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 1).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.1

 

Portada_02Nº1 – Vol. 2 – PSICÓLOGO EDUCATIVO

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 2).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.2

 

Portada_03Nº1 – Vol. 3 – DIFICULTADES EDUCATIVAS

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 3).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.3

 

Portada_04Nº1 – Vol. 4 – LA PSICOLOGÍA DE HOY

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 4).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.4

 

Nº1 Volumen 5Nº1 – Vol. 5 – EL PODER DE LAS EMOCIONES: LA PSICOLOGÍA POSITIVA

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 5).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.5

 

Nº1 Volumen 6Nº1 – Vol. 6 – PSICOLOGÍA Y MUNDO MODERNO

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 6).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.6

 

Portada_07Nº1 – Vol. 7 – CONVIVIR Y CONDUCTA

Año XXVI Número 1 (2014, Volumen 7).

Primer año de edición de la revista: año 1989.

Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz.

Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

Enlace a la Revista publicada en modo “Open Journal System”

Revista 2014, Nº1, Vol.7

 

Presentación

Vivimos en una sociedad joven y con ánimo positivo en una población con muchas personas mayores.

Sentía la tentación de iniciar la presentación de este nuevo número de la Revista “International Journal of Developmental and Educational Psychology. INFAD: Revista de Psicología” dedicada, como hemos hecho, en los últimos años, a las personas mayores, diciendo que vivimos en una sociedad joven y con ánimo positivo. Y he consentido en ello. Necesitaré afirmar que vivimos en una sociedad joven, en un mundo donde el incremento de la esperanza de vida es prolongado y notorio. Donde el número de individuos con muchos años es muy significativo. Si comparamos el número de personas mayores, en España, a principios del siglo pasado, con las censadas en el año pasado (2013), el porcentaje de personas mayores se ha modificado incrementándose notablemente. Hemos pasado del 5,2% al 17,6% de la población total en apenas unos pocos de años. El censo del año 2013, en España nos ofrece unos datos elocuentes, el número total de personas mayores contabilizadas es de 7.914.359, (3.372.808 varones y 4.541.549 mujeres. INE, 2013). Además, se espera que estas cifras se incrementen en los próximos años. Así, las previsiones (INE, 2011), indican que la población mayor de 65 años se duplicará en los próximos 40 años, pasando del 17´6% actual, a representar el 31,9% de la población total española. Hace 50 años tener 55 o 60 años era ser un viejo. Ahora esos mismos años son casi la cima de la felicidad de la tercera juventud madura.

Decir que vivimos en una sociedad joven y con ánimo positivo habiendo citado esos datos reales de España y presumiblemente iguales de Portugal, Italia, Europa parece una contradicción.

Y resultará más contradicción si hablamos de la longevidad o de la edad media de las personas en este mismo año 2014. Los datos actuales que nos hablan de la esperanza de vida sitúan en muchos años la longevidad (79,38 años para los varones y de 85,13 años para las mujeres, INE, 2012).

¿Es prudente, en este caso, mantener la afirmación inicial de que vivimos en una sociedad joven y con ánimo positivo?

Si comparamos una sociedad de personas mayores, de hace 100 ó 50 años, con la sociedad actual y las actividades de los jóvenes de hoy, la comparación nos dará la razón en tal afirmación. La sociedad actual ha crecido y prolongado no solo los años, como decíamos antes, sino la perspectiva y el modo de situarnos en el mundo. Casi todo lo que ahora vivimos lo vivimos como novedad, pero casi por igual, salvando distancias, entre jóvenes y adultos. Si es cierto que unos, los jóvenes son “nativos digitales” y otros los de edad son “inmigrantes digitales”, pero ambos son “digitales”. Esa es la posición que deseo resaltar, que todos somos jóvenes. Jacques Antoine, indica que las grandes tendencias de la sociedad actual se comparten entre todos de forma igual. La comunicación; las opiniones públicas; los derechos de las personas; la educación, la actividad ante la salud. La calidad de vida, la universalización de la cultura, el viajar, el vivir, el cultivo de la inteligencia, el desarrollo de la vida.

¿Es ello una visión subjetiva?: Voltaire nos invita a una reflexión sobre lo subjetivo: “Dos gigantes llegan a la tierra -dice-. Organizan una conferencia de sabios que les expliquen y les introduzcan en las certezas y en la sabiduría de las verdades terrestres. Los sabios reunidos y acordes dan su opinión de manera precisa cuando se trata de informar sobre distancias, sobre lo visible, lo observable, lo medible (sol, luna, tierra y sus objetos y materias) pero cuando se empieza a hablar de la edad de las personas, de la personalidad, o sobre las opiniones y certezas de nuestras ideas, sobre el mundo interno y sobre como el ser humano se vive y vive su vida, los sabios conferenciantes se diversifican y multiplican en sus ideas dispares, hablan cien idiomas distintos y diferentes, como en la torre de Babel”. (Voltaire, Micromegas). Cada uno, ve el mundo desde su ángulo de visión, es la afirmación definitiva que extraen de la conferencia de los sabios los gigantes llegados a la tierra.

Nuestra visión y la visión de esta revista “International Journal of Developmental and Educational Psychology” “INFAD: Revista de Psicología” es siempre real y positiva. No cabe duda. Vivimos y compartimos una visión positiva de la vida. La inmensa mayoría de los artículos de este número nos hablan de ello. De cómo la posición positiva ante la vida la prolonga.

Una cierta revisión global de estudios que hemos realizado nos permite, en este punto, afirmar que el afecto positivo de forma directa genera una serie de beneficios sobre la salud, co­mo el que a partir de los años, las emociones positivas sean un predictor de sa­lud y longevidad. Así, las emociones positivas promueven estilos de vida más activos, incrementan la realización de actividades física, motivan el cuidado per­sonal y el seguimiento de las prescripciones de salud, facilitan la creación de redes sociales, que permiten adquirir recursos sociales que podrán ser utilizados cuando se necesiten; y, si enfermamos, nos hacen menos vulnerables a los síntomas y el dolor y nos permiten tener más amigos.

Cuando se habla de las variables que según los expertos más influyen en la longevidad y en la calidad de vida adulta se citan las siguientes: Abstenerse del tabaco; Moderado consumo de bebidas; No tener sobrepeso; Buen nivel educativo cultural; Estabilidad emocional; Ejercicio físico; Actitud positiva ante los problemas; Y tener amigos.-

“Hasta ahora nos habían dicho que no fumar, hacer ejercicio con moderación y adoptar una dieta equilibrada ayudaban a vivir más y mejor. Actualmente, y según un grupo de científicos australianos de la Universidad de Flinders, hay un nuevo factor a tener en cuenta para alargar nuestra existencia: tener amigos.

Los investigadores han llegado a esa conclusión después de estudiar la influencia de los factores sociales, ambientales y biomédicos en la tasa de supervivencia de más de 1500 personas mayores de 70 años. Tras analizar las estadísticas, sus conclusiones son rotundas: los ancianos que atesoran un gran grupo de amigos tienden a vivir más que aquellos que gozan de pocas amistades. Los amigos brindan un apoyo que resulta esencial para mejorar el estado de ánimo, superar los problemas y afrontar la vida con optimismo, algo mucho más importante que lo que pensábamos…

Estamos aprendiendo mucho sobre cómo nuestra especie se reinventa a sí misma para afrontar tanto las limitaciones de nuestra naturaleza biológica y conseguir una salud mental positiva. ¡Continuemos creativamente con nuestra aventura!

Es en ese sentido que afirmamos que nuestra sociedad se reinventa cada día.

Ve pues la luz un nuevo número, de esta segunda época de la revista “International Journal of Developmental and Educational Psychology” “INFAD: Revista de Psicología”. Dedicada en este caso a la “Saude do Idoso” y a la Gerontologia de forma positiva

En la presentación de la revista de Abril de 1999 decíamos y comentábamos el conjunto de cambios que se están produciendo en nuestra sociedad. Desde entonces hasta ahora algo ha cambiado, pero mantenemos la misma posición positiva. Se han producido cambios pero todos nos hemos incorporado a ellos. No son cambios únicamente de los jóvenes, son cambios generales de la sociedad actual sea española, portuguesa, italiana, europea.

Cambios científicos y tecnológicos en las telecomunicaciones, electrónica y las ciencias de la computación. En la micro-genética, la robótica, la bioingeniería… Cambios en las nuevas ciencias sociales… En el estudio de la complejidad humana, y social… Cambios en la nueva Psicología… Todo ello ha hecho que nuestra sociedad se haya transformado profundamente. Cambios y cambio social. Con él se están cambiando las estructuras sociales y las reglas fundamentales de la convivencia, de las relaciones de grupo, de la función de la mujer, de la estabilidad de la familia, de las creencias e ideologías, de las jerarquías de los valores, de la concepción del hombre y del mundo y del concepto psicológico de edad. Y ese cambio no era sólo un cambio externo en nuestras vidas, sino ciertamente un cambio interno en nosotros mismos. Ese es el principio psicológico de identidad. Vamos cambiando, pero seguimos siendo nosotros mismos. “Los valores no se deben confundir con los significados de las realidades”, decía Viktor E. Frankl a este respecto. Es decir, seguramente en esta sociedad actual no sea tan importante saber resolver problemas, como saber qué problemas debemos resolver, y en ello los años y la experiencia tienen su significado.

Wilsen al observar el contexto actual frente al mundo de ayer, nos habla de la aceleración y complejidad de los cambios. Tradicionalmente, dice, había que estar preparado para la rutina, los hábitos, la automatización, la fijación de procedimientos y los procesos lentos. Hoy día son los procesos rápidos, cambiantes, acordes a las circunstancias, los que predominan y son mucho más exigentes por su complejidad. Para afrontar este tipo de retos se necesita capacidad de aprender a lo largo de la vida, de resolver problemas con agilidad y eficiencia, aprender a aprender y pensar con espíritu crítico. Y las generaciones de hombres y mujeres con muchos años no han dudado en incorporarse a ese mundo en cambio y en formar parte activa del mismo.

Este número de la revista nos habla de ello.

INFAD: Revista de Psicología / International Journal of Developmental and Educational Psychology es una publicación interdisciplinar abierta a colaboraciones de carácter empírico y teórico en cualquiera de los diferentes campos de estudio de la Psicología.

Queremos, desde estas páginas y en nombre de la Asociación Internacional de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD) ser agradecidos. Y serlo especialmente con un agradecimiento afectivo y sincero, Al Colegio Oficial de Castilla y León en la persona de su presidente y de su equipo de Gobierno. A la Associazione Mnemosine y ASUNIVER. Al grupo de investigación PSIQUE-ES. A nuestro colaborador Francisco Javier Aguilar, por su esfuerzo en pro de la revista

Y también a quienes, sin permitirnos poner aquí sus nombres, hacen posible que este esfuerzo sea ilusionante, eficaz y productivo. A nuestros desinteresados colaboradores y miembros de los comités científicos y revisores. Y sobre todo a quienes nos ayudan a que la Revista siga adelante y empiece a ser lo que todos esperamos de ella aún a pesar de la crisis.

Desde aquí una invitación a colaborar, a presentar las investigaciones, a ser y sernos útiles.

 Badajoz 1 de noviembre 2014 Florencio Vicente Castro Director de la Revista INFAD

htmlAcceso a HTML Texto Completo (OA)

pdf Acceso a PDF Texto Completo (OA)

Revista INFAD 2014Nº2 – LA SALUD DEL ADULTO MAYOR: INVESTIGACIÓN E INTERVENCIÓN

Año XXVI Número 2 (2014, Volumen 1) Primer año de edición de la revista: año 1989 Lugar de edición actual (Sede Social): Badajoz Edita. Asociación de Psicología Evolutiva y Educativa de la Infancia, Adolescencia, Mayores y Discapacidad (INFAD de Psicología)

 

 

 

 

 

 

Volumen 1

Índice

          1. DESENVOLVIMENTO E VALIDAÇÃO DO QUESTIONÁRIO DE AVALIAÇÃO DE COMPETÊNCIAS SOCIOEMOCIONAIS VERSÃO PROFESSORES Vítor Coelho, Vanda Sousa, Marta Marchante. p. 15 pdf http://dx.doi.org/10.17060/ijodaep.n2.v1.001